Paracelso

En el Renacimiento, de la mano de Philippus Aureolus Teofrastus Bombastus von Hohenheim, más conocido como Paracelso (1493-1541), se produjo en Occidente la primera llamada a la Tradición médica. Paracelso, retomando la herencia hipocráctica, rompió con los postulados galénicos y reivindicó de forma sistemática el uso de los semejantes. Además, contribuyó decisivamente a establecer un paralelismo entre los procesos individuales y los que tienen lugar en la naturaleza, trazando un estudio comparativo de la relación del hombre (microcosmos), tanto en su estado de salud como de enfermedad, con el mundo exterior (macrocosmos).

Paracelso ha sido considerado como el precursor de la farmacología actual, así como de la aplicación de la química de la naturaleza (alquimia) a la elaboración de los medicamentos, una práctica a la que él mismo denominó Spagyria. Además, recuperó de Hipócrates para la Medicina el concepto del drenaje, es decir, la necesidad de eliminar los residuos tóxicos del organismo.