HomeoSpagyria (Homeopatía Spagyrica)

Hoy, en nombre de la razón científica, la Medicina más convencional mantiene un enfoque mecanicista y materialista que impide ver al hombre como un todo indivisible. Ante esta perspectiva, pero sin renunciar a la evolución técnica, la población y los profesionales de la salud demandan cada vez más una segunda recuperación de la esencia de la Tradición, acercándose, por ello, a sistemas terapéuticos menos convencionales. Tal es el caso de la Homeopatía Spagyrica (HomeoSpagyria), un modelo  puesto a punto por el Dr. Juan Carlos Avilés que propone una nueva actualización de la Medicina Tradicional de Occidente para abarcar todo lo que se relaciona con la vida en cualquiera de sus manifestaciones y contemplar la totalidad de los estados del individuo desde un ángulo tanto físico-orgánico como psíquico-mental.

La Homeopatía Spagyrica, recurriendo a un lenguaje y a una terminología acordes al hombre del siglo XXI, retoma la analogía entre el comportamiento vital del individuo (microcosmos) y el de su entorno natural (macrocosmos). De este modo, las situaciones reactivas de cada persona se comparan con los distintos niveles de observación de la naturaleza para, conforme a los Cuadros Reaccionales codificados por esta corriente a partir de cuatro áreas de análisis diferentes, establecer un diagnóstico y orientar el tratamiento correspondiente.

Los veintiséis Cuadros Reaccionales mantienen en la naturaleza un equilibrio fluido y dinámico. De igual forma, cuando el hombre está en armonía a nivel físico, psíquico y social se encuentra en estado de salud, mientras que si ésta se rompe, aparece la enfermedad. Así, la Homeospagyria trata de restablecer el equilibrio perdido entre los tres Principios (Formativo, Adaptativo e Identificativo), las cuatro Complexiones (Linfática, Sanguínea, Biliosa y Nerviosa), las siete Actividades Vitales (Regenerante, Consolidante, Modificante, Estructurante, Atemperante, Dinamizante y Ritmificante) y las doce Expresiones Biológicas incluidas en los Cuadros Reaccionales, recurriendo, para ello, a protocolos de estimulación de los aspectos bloqueados a partir de medicamentos reguladores de las funciones implicadas.